¿Qué factor de protección solar debo usar?

Cuidar nuestra piel del sol es una tarea que debe realizarse durante todo el año,  ya que de lo contrario el daño que puede provocar es perjudicial. El envejecimiento prematuro y las manchas son solo parte de los daños que nuestra piel puede experimentar si no la protegemos correctamente, y para hacer esa labor de la mejor manera, es que debemos entender en qué consiste el factor de protección solar, lo que nos permitirá elegir la opción ideal y que mejor se adapte a nuestras necesidades.

En primer lugar, el factor de protección solar (FPS) es un indicador que nos va a decir el tiempo que una persona puede exponerse al sol sin sufrir quemaduras, de esta manera, el factor de protección que debes elegir para tu piel, variará en función de la cantidad de tiempo que pueda protegerse ella misma. Por lo que todo dependerá del tiempo que tu piel pueda exponerse al sol sin quemarse. 

Funciona de la siguiente manera: Si tu piel sin utilizar protección tarda 20 minutos para empezar a ponerse roja, al utilizar un protector solar con un FPS de 15 previe

ne el enrojecimiento teóricamente 15 veces más - alrededor de cinco horas. De esta forma:

20 x 15 = 300 minutos (equivalente a 5 horas)

Por lo tanto, un FPS de 50 no quiere decir que sea más efectivo que uno de 15, si no que te otorgará la misma protección pero variará el tiempo que durará dicha protección.

Otro punto a considerar es tu tipo de piel, ya que como te indicamos anteriormente, el tiempo que puede pasar tu piel bajo el sol sin quemarse es fundamental para elegir el protector solar ideal, esta condición está determinada por el fototipo. A continuación te detallamos cuáles son:

- Fototipo I. Nunca se broncea, solo se quema (ejemplo, las personas pelirrojas) 

- Fototipo II. Tras varias quemaduras logran un cierto tono de bronceado (ejemplo, personas rubias y de ojos claros)

- Fototipo III. Se queman con facilidad pero sí consiguen broncearse.

- Fototipo IV. Se queman poco y se broncean con facilidad (ejemplo, personas de piel morena y ojos oscuros)

- Fototipo V. Casi nunca se queman y se broncean muy rápido (ejemplo, personas con una piel pigmentada de base)

En base a tu fototipo, considera el siguiente FPS para tu protector solar:

- Fototipos I y II: fotoprotección alta o muy alta, factor 50+.

- Fototipo III y IV: factor entre 30 y 40.

- Fototipos V y VI: factor medio-bajo, entre 15 y 20.


Así, una persona de piel morena puede comprar un protector con FPS más bajo, ya que su piel demora más tiempo en dañarse bajo el sol y una protección de menor índice le bastará para proteger su piel. No así, una persona de piel muy clara, pues su piel se ve expuesta al sol en menor cantidad de tiempo, por lo que debe elegir un nivel de protección que le otorgue cuidados durante mucho más tiempo.

De esta forma, podrás elegir de forma más segura que FPS te ayudará más para proteger tu piel de la forma más correcta posible. Puedes sacar el cálculo tanto con el tiempo de exposición que aguanta tu piel al sol antes de quemarse o bien, considerando tu fototipo, ambos te darán el indicador necesario de FPS.