Mitos sobre los 10 pasos de la rutina coreana.

Es indudable que la cosmética coreana ha alcanzado altos niveles de popularidad en todo el mundo y junto a esa popularidad, venía de la mano el concepto de "rutina de 10 pasos" que contempla 10 productos distintos para utilizar en el cuidado de la piel. Específicamente, dicha rutina se compone de:

1) Limpiador en base a aceite

2) Limpiador acuoso

3) Exfoliante

4) Tónico

5) Serum

6) Esencia

7) Mascarilla

8) Contorno de ojos

9) Hidratante

10) Protección solar

Esa gran cantidad de pasos, hasta el día de hoy, puede provocar ciertas dudas (sobre todo si estás iniciando en el mundo del cuidado de la piel). Muchas veces nos llegan mensajes a la tienda con dudas como ¿Qué tan necesario son las rutinas de 10 pasos? ¿En realidad son 10 pasos todos los días? ¿Es obligación si quiero tener una piel sana? ¿Como hago todos esos pasos si no tengo tiempo? Así que a continuación, vamos a desmitificar todas esas dudas:

1) "Si no hago los diez pasos, no estoy haciendo correctamente la rutina de cuidado"

Eso no es así. Primero debemos entender dos cosas, la primera, es que la rutina básica y fundamental solo contempla 4 pasos: Doble limpieza (limpiador en aceite y acuoso), tónico, hidrante y protección solar. Esos 4 productos son los que entregarán un cuidado diario a  tu piel y que en conjunto, trabajan y se complementan en tu rutina. Entonces ¿Qué pasa con los otros seis? Veamos:

Exfoliación: Este paso no se realiza todos los días, la exfoliación es un proceso que puede llevarse a cabo de 1 a 2 veces por semana o hasta quince días (dependiendo de tu tipo de piel). Exfoliar nuestra piel permite mejorar la renovación celular, eliminar impurezas y ayudar a nuestros poros a desinxoticarse, por lo que es muy importante para mejorar la condición general de nuestra piel, sin embargo no es un paso que necesites realizar a diario.

Serum: Los serum son un complemento que se puede adaptar a todos los tipos de piel, lo primordial es, entender que este producto cumple funciones específicas que debemos elegir en función de nuestras necesidades. ¿Quieres tratar manchas? ¿Mejorar lineas de expresión? Entonces los sérums pueden ser grandes aliados, ya que se enfocan precisamente en tratar problemas concretos que nuestra piel presente. Este es un paso que puedes agregar de forma adicional a la rutina básica que mencionamos antes y puedes hacerlo de forma paulatina, si estás comenzando a cuidar tu piel, no tienes porque incorporarlo de forma obligatoria. 

Esencia: Las esencias tienen la función de preparar la piel y ayudar a que los efectos del tratamiento que te apliques a continuación se maximicen gracias a su alta concentración de activos, sin embargo, también es un producto que puedes ir agregando de forma paulatina en tu rutina y que no es ninguna obligación al momento de establecer tu rutina de cuidado diaria. 

Mascarilla: Las mascarillas son fabulosas para darnos un regaloneo en un día de estrés o para dar un extra de hidratación a nuestra carita o para ayudar a mejorar alguna condición en especial que nuestra piel esté sufriendo (rojeces, opacidad, etc) pero no es un producto que debamos usar de forma diaria, ni en una frecuencia recurrente, por lo que puedes usarlas cuando tú desees. 

Contorno de ojos: La piel que se encuentra alrededor de nuestros ojos es muy delicada, por lo que siempre será una buena opción incorporar algún producto pensado en ella, sin embargo, siempre dependerá de las necesidades de tu piel. Si deseas tratar ojeras, bolsas o lineas de expresión, no hay problema en incorporar a tu rutina algún aliado que te ayude a tratar dichos problemas, pero si no lo ves necesario o sientes que tu piel no lo necesita ¡no pasa nada! Además, hay formatos muy prácticos como los parches de hidrogel que puedes aplicar 2 a 3 veces por semana.


2) "Hacer una rutina diaria de cuidado me va a tomar demasiado tiempo"

¡Nos alegramos en decirte que no es así! la rutina básica de cuidado (que te mencionamos más arriba) no toma más de 5 minutos y tu piel definitivamente te lo agradecerá. Así que el tema del tiempo no sea un impedimento en cuidar tu carita. Cuando quieras mimarte un poquito más y tengas un momento de relajo, ahí puedes incorporar pasos que si demorarían un poco más de tiempo, como lo son las mascarillas (10 a 20 minutos de aplicación) pero al no ser un indispensable diario, puedes programarlo y hacerlo cuando gustes.

Como ves, la rutina de 10 pasos no es una ley que debas cumplir al piel de la letra, cada piel es un mundo y debes buscar lo más adecuado para ella. Además, si estás comenzando a cuidar tu carita, nunca recomendamos hacer una rutina demasiado larga, siempre inicia con productos básicos para ir viendo que se adapta mejor a tu piel y luego si lo deseas, puedes ir incorporando más productos, así no sobrexiges tu piel y de paso, te ahorras dinero.

¡Recuerda que ante cualquier duda, siempre puedes contactarnos!