Doble limpieza, lo que necesitas saber.

No hay duda que la limpieza es el pilar de cualquier rutina de cuidado, si tu carita está sucia, estás contribuyendo a que sufra varios problemas que pueden llegar a ser muy molestos: obstrucción de poros, brotes de acné, aparición de puntos negros, piel opaca y más. Sin mencionar que no es recomendable utilizar ningún otro producto cosmético si no lavas tu piel correctamente, ya que al hacerlo, estás restando eficacia en sus resultados, pues el sebo y la suciedad forman una capa que restringe una correcta aplicación.

Ahora bien, ya sabemos que la limpieza es muy importante, pero sabías además que en este proceso nos encontramos con la doble limpieza coreana. Como su nombre lo indica, consiste en lavar tu carita dos veces; "¿No será eso mucho?" pensarás, y la respuesta es ¡para nada! a continuación te contamos todo lo que necesitas saber.

- ¿En qué consiste entonces, la doble limpieza coreana?

La doble limpieza consiste en utilizar dos tipos de limpiadores. El primero debe ser un limpiador oleoso y el otro, un limpiador acuoso. 

El limpiador en aceite puede presentarse en formato bálsamo (como nuestro amado Clean it zero de Banila Co) o bien, en formato aceite (como nuestro Fresh Herb Origin Cleansing Oil de Nacific ), cualquiera sea el formato, servirá para retirar con especial énfasis las impurezas de base oleosa (como el maquillaje o el protector solar), y cualquier resto de contaminación. 

Luego, viene el limpiador en formato acuoso, que es el limpiador tradicional con el que formas espumita. Este limpiador acaba con las impurezas compuestas a base de agua, como el sudor o la suciedad en general, garantizando que tu piel quede realmente limpia y sin ningún resto de suciedad.

Para que veas la importancia de la doble limpieza, imagina que estás realizando un dibujo y hay algo que deseas borrar de el, por lo que utilizas tu goma de borrar pero solo una vez ¿Quedan restos que necesitas repasar para que se eliminen por completo verdad? por lo tanto debes volver a pasar la goma ¡Lo mismo ocurre en nuestra piel! Necesitamos limpiarla correctamente, asegurándonos que no quede rastro de suciedad alguna.

- ¿Cómo aplico la doble limpieza?

El paso uno, es aplicar tu limpiador en aceite, para hacerlo, debes sacar una pequeña cantidad del producto en tus manos y luego esparcirla sobre tu rostro dando pequeños movimientos circulares, dando especial importancia en las zonas donde esté tu maquillaje (sin presionar fuerte). Para finalizar, puedes mojar tu carita para retirar el exceso de aceite.

Luego, viene el paso dos, que corresponde al limpiador acuoso. Dependiendo del tipo de limpiador, variará su forma de aplicación, sin embargo de forma general, debes aplicar el producto sobre tu rostro húmedo, lo que generará espuma, cuando eso suceda, procura dar movimientos circulares suaves por todo el rostro, para así ir retirando cualquier tipo de suciedad extra que haya quedado en tu rostro.

- ¿Si tengo piel grasa, puedo usar un limpiador en aceite?

Las caritas grasas por ley, ya no quieren saber más de aceite, ya suficiente tienen con el que generan por si mismas, sin embargo un limpiador en aceite será un gran aliado para tu rutina de cuidado. En realidad tiene que ver con una cosa de química, ya que el aceite le gusta el aceite, así que un aceite limpiador ayudará a eliminar el exceso de sebo de tu piel, además de eliminar todos los otros elementos como maquillaje, silíconas, protector solar, etc.

- Si no me maquillo ¿debo utilizar de igual forma un limpiador en aceite?

¡Sí que sí! la doble limpieza no está destinada solo para estos casos, ya que nuestra piel se enfrenta cada día y sin salir de casa, a suciedad e impurezas de base oleosa y acuosa (como el sudor y el sebo), que es importante que retiremos para el bienestar de nuestra carita.

-¿Cuáles son los beneficios de la doble limpieza?

1) Ayudamos a desobstruir poros, retirar células muertas y a limpiar nuestra piel en profundidad.

2) Los productos que desees utilizar posterior a la limpieza, serán más eficaces, logrando que tu piel tenga una textura mejor, esté más luminosa y sana.

3) Podrás mejorar aspectos de tu rostro de forma paulatina, como disminuir o eliminar la aparición de puntos negros, controlar el exceso de grasitud, evitar la aparición de granitos y mejorar el aspecto opaco u apagado de tu carita.

Como ves, la doble limpieza consiste en dos pasos que son aptos para todo tipo de piel y que otorgan un cuidado integral a nuestro rostro, ayudando a mejorar su aspecto y a evitar problemas que muchas veces pueden llegar a ser muy molestos ¡No te arrepentirás de incorporarla a tu rutina de cuidado! :)